24. sep., 2022

HOC EST SIMPLICISSIMUS

JOSÉ JUAN BELDA:

“HOC EST SIMPLICISSIMUS” 

El diseñador valenciano José Juan Belda (JJ. Belda, Bétera, 1947- Valencia, 2021). tras graduarse en Decoración por Escuela Barreira y la antigua Escuela de Artes y Oficios, inició su andadura a principios de la década de los 70 en la empresa de mobiliario Mocholí. Tras abandonar esta compañía valenciana, pasó a participar en las primeras reuniones de diseñadores celebradas en València que fraguaron en el grupo Nou Disseny Valencià

Poco tiempo después, junto a un antiguo compañero de estudios, Carlos Albert, pasó a formar parte del estudio Caps i Mans con Jorge Luna y Eduardo Albors. Tras la salida de Luna y Albert, y la marcha de Belda a Madrid, Nacho y Luis Lavernia pasaron a integrar Caps i Mans hasta la vuelta de Belda a València. De este modo, Belda entró de nuevo a trabajar en el estudio.

 

El primer contacto real de Caps i Mans con el postmodernismo se produciría en 1980, cuando visitan la Bienal de Venecia y allí tienen la oportunidad de asistir a dos exposiciones en torno a la arquitectura postmoderna; ‘La presenza del passato’ y ‘La strada novísima’ comisariadas por Portoghesi, Jencks, Norberg-Schulz y Scully. Fue precisamente en este viaje, cuando entraron en contacto directo con la obra de Memphis, compraron catálogos y libros de Mendini, Radice o Branzi, como ‘Elogio del banale’, y visitaron el estudio del grupo Alchymia de Alessandro Mendini en Milán.

 

El resultado de este primer contacto con el postmodernismo sería la línea de muebles fabricados por Martínez Medina y diseñados por Jose Juan Belda, los cuales posteriormente serían objeto de exposición en la muestra ‘Hoc est Simplicissimus’ que pudo verse en octubre de 1983 en Valencia y un año más tarde en Madrid. El texto que acompañó el catálogo iba firmado por el propio Nacho Lavernia y, embebido de los aires postmodernistas, realizó una curiosa mezcolanza de fragmentos procedentes de textos de Kafka, Lewis Carrol y Jorge Luis Borges.

 

Por estos años, la Fira Internacional del Moble de Valencia, bajo la dirección de José María del Rivero, decide renovar su imagen y mejorar la señalización de sus laberínticas instalaciones. Para ello convocó a tres estudios de diseño a fin de que desarrollasen ambos proyectos de una manera colectiva. Los tres estudios elegidos fueron los de Xavier Bordils, Caps i Mans y Enebecé, formado por Quique Company, Dani Nebot y Paco Bascuñán. Precisamente éste fue el momento en el que se produjo un primer contacto entre Caps i Mans y Enebecé, lo que más tarde se traduciría en el núcleo fundacional de La Nave.

 

El estrecho contacto que mantuvieron Caps i Mans y Enebecé en estos proyectos había llegado a producir un clima de conexión entre ambos grupos. Así, Daniel Nebot, Paco Bascuñan, José Juan Belda, Eduardo Albors y Nacho Lavernia, emprenden viaje a la Feria del Mueble de Milán y durante este viaje –y fruto de las buenas vibraciones entre ellos- albergaron la idea de trabajar juntos para así poder abordar proyectos de envergadura. Así lo decidieron, de manera que a su vuelta pensarían en buscar un local y ponerse un nombre: La Nave.

 

Durante su trayectoria como diseñador, José Juan Belda trabajó tanto el diseño de espacios (incluidos los espacios expositivos) como el diseño de mobiliario. Su obra durante los 50 años de carrera estuvo marcada por el estilo Menphis, una tendencia que se popularizó en los ochentena, en el que su máximo exponente fue Ettore Sottsass, fundador del colectivo en el año 1981. Ejemplos destacados de mobiliario son el sillón Gong y la silla Mosca, la librería Columnas de Trajano o el sillón Japan, perteneciente a la colección Hoc est simplicisimus, realizada para José Martínez Medina a principios de la década de los 80. Belda participó en el proyecto DOM para el pabellón de la Comunidad Valenciana de la Expo 92 con el armario Jaque, en colaboración con la empresa Salix. Otras compañías para las que trabajó son Artespaña, Punt Mobles o Sancal.

 

Además de objetos, Belda fue un consumado escenógrafo, y a él se deben algunas de las exposiciones monográficas más estimulantes que se han organizado en Valencia. Como la gran muestra que el Impiva dedicó a Mariscal a finales de los 80 en la Lonja, cuyo espacio fue capturado con gran habilidad por J.J. Y fue gracias a su talento y capacidad funcional, que sacamos adelante un lugar expositivo imposible como el MuVIM durante la exposición dedicada a los 200 años de industrialización valenciana. Fue en el otoño de 2007 y el éxito de aquella empresa se debió en lo más fundamental a J.J. Belda.

 

Un día dijo que le tenían que hacer un trasplante de corazón. No había cumplido los 60 y dejó acojonados a todos sus amigos a pesar de la flema con la que contaba aquella dolencia. Fue una falsa alarma, un diagnóstico cagón, y él no paraba de decir que se había encontrado con una prolongación de la vida, todo lo cual se lo siguió tomando con calma, con un estoicismo que desarmaba. Resulta que, finalmente, cayó postrado por un cáncer y, sigilosamente, su alma abandonó este mundo en la tarde del sábado 16 de enero de 2021. José Juan Belda Inglés tenía 73 años, había nacido en Bétera en 1947, y era muy conocido en el trato cercano como J.J.

 

Álbum de fotos: 

https://www.facebook.com/media/set/?set=a.6346415248706925&type=3

 

Fuentes:

https://lavernia-cienfuegos.com/wp-content/uploads/Libro_UJI1.pdf

https://valenciacity.es/actualidad/j-j-belda-el-disenador-tranquilo/

 

 

 

 

 

Comentarios recientes

22.11 | 13:25

Interesante artículo muy completo...saludos arq. Carlos Bento Co.

04.11 | 19:01

Hermosa historia😍 Gracias por compartir 👍

01.09 | 21:40

Hermosa historia. Gracias.

18.08 | 17:03

ME HA ENCANTADO EL ARTICULO, CON UN PALNTEAMIENTO ORIGINAL

Compartir esta página